Advertencia: Este blog es 90% gay.La sobreexposicion a èl podrìa causar daños irreversibles.Tomar por tanto las medids pertinentes.
RSS

miércoles, 14 de octubre de 2009

Kintian Mara


Ella: ¿ Cómo te llamas, hijo?

Yo: Mmm, no recuerdo.

Ella: Cri...

Yo: ¡Ah! Kintian Mara

Aún recuerdo cuando mi profesora de inicial me preguntó mi nombre y yo no recordaba cuál era. Aún recuerdo su sonrisa, las canciones en ingles, las tardes que dormía con mi nana luego de hacer tareas, la taza de leche con chocolate Hersheys tradicional (porque el de fresa era "ajjjqueroso"), la lista interminable de regalos por navidad y las travesuras que hacía con mi abuela.

Más adelante, cuando estaba en primaria, era muy sonriente, me gustaba hacer sentir mi presencia. De pequeño quería ser modelo, caminar por la pasarela y que todos me admiren por la presencia al andar. A mí no me gusaba jugar con carritos, pero sí con lego o con niños y niñas. Tampoco me gustaba vestir "con ropa decente" como decía mi madre, sino con lo que hiciera notar más. Siempre he sido egocéntrico, pero lo he sabido cotrolar. Conforme crecí me di cuenta que no era un niño normal; es decir, no tenía los mismo gustos que los otros niños. Yo me ponía celoso si veía a mi primo dejarse tocar mucho por Susanita. Recuerdo que una vez le tiré un puñete que le hizo llorar. Yo lloré depués... Luego, a mí me gustaba pelearme con JD para ver quién tenía más fuerza, pero no lo hacía mucho por eso. Lo hacía porque "sentía extrañanamente agradable" sentir su cuerpito junto al mio.

Conforme crecí me dí cuenta que no sabía si me gustaban las niñas o los niños. Por un lado, tenía mis sueños humedos con una chica española que conocí en el centro cultural España. Por el otro, tenía a ese lindo chico de origen italiano que acababa de llegar ami colegio y que se veía muy atractivo mientras jugaba futbol o practicaba natación conmigo. No lo supe en ese instante, ni lo llegué a saber hasta un año antes de acabar el colegio en cual vivía perdidamente enamorado de la chica más linda del Británico. Ella veces me coqueteaba. Ella se llamaba Rocío. Yo era el típico chico popular que conocía y que era conocido por todos. Era el chico amado por los profesores. Creo que hasta la señora de la cafeterçia me amaba. En fin, ella estuvo al final con un amigo mío. Ella me confesó entre lágrimas que lo sentía, yo tambiñen lloré. Dos semanas bastaroon para enterarme por boca de mi amigo que él la había visto agarrano con la falda "másarriba de lo normal" con un pata. Él lloraba, yo lloré después. ¿Qué pasó con ella? Viajó a Madrid y no he sabido nada más de ella, excepto por algunas cartas suyas, me quiere ver. ¿Qué pasó conmigo? Entré en un cuadro depresivo y tuve que acudir a mi psicoterapeuta, a mi psiquiatra, a mi dermatólaga y, finalemnte, al papel y mis lapiceros.

Luego, acabé el colegio. Entré a la UPC. Mi papá odiaba la idea que studie Periodismo. Yo lo haría con el fin de ser feliz y, de paso, fastidiarlo. Yo no hice muchos amigos allí, pero sí conocí chicos con quienes podía gastar sin sentir remordimiento. Era raramente feliz. Luego, lo conocí. Se llamaba J, estudiaba arquitectura y tenía el cabello castaño y los ojos verdes más hermosos que he conocido hasta ahora. Me enamoré. Él era mi amor platónico, o al menos yo creía eso. Pero, un tarde gris de Julio él decidió alejarse de mí. Yo lloré, él no. Quise restroceder el tiempo y darle la oportunidad al otro chico que me había gileado todo ciclo, pero a quién había negado el placer de conocerme. Ya era tarde, él había puesto sus ojos sobre otro. Él me dijo que la venganza es dulce. Yo le dije que jamás iva a encontrar alguien como yo por más que me intentase suplantar. Él lloró. Yo me fui con los ojos llorosos, pero con un sonrisa de oreja a oreja.

Acabó el ciclo y con él una etspa en mi vida. Los sigueintes meses me la pasé en talleres de teatro y actuación. Aún persistía en mi ls ganas de imponer mi presencia. Él teatro era, o es, el luga perfecto para hacerlo. Practiqué mucha actuaión durante esos meses. Creé un blog dónde contaría mis perepecias como chico en ascenso popular. El plan era perfecto, solo había un ligero problema, ¿cómo volver a ser popular de manera rápida y sencilla? No lo sabía. Nunca lo supe.

Mi vida trancurriría a ritmo normal hasta la reaparición de R, mi chato, mi R...ito, mi mejor amigo. Él me presentaría al chico que me haría cambair, a Mar. Mar no es, digamoslo así, la persona más calificada para salir en un comercial. No tiene mucha gracia. Pero, a pesar de eso, yo le veía atractivo. A mí me gustaba como era. Yo le escribí poemas. Yo le esribí cartas, Yo gasté tinta en él. Yo me fui a la playa con él. Yo me llegué a enamorar de él... Él fue el primer chico que me invito al su restaurnt favorito su bebida predilecta. Él fue el primer chico que me mando un mensaje de texto que decía: te extraño mucho. Él fue el primer chico que me abrazó en la calle por un buen tiempo. Él cambió en su carácter para conmigo cuando volvimos de la playa. Él ya no me volvió a mandar ningun mensaje de texto. Él ya no volvió salir conmigo un fin de semana. Él ya no me extraño más. Yo lloré mucho. Yo me deprimí. Yo volví a recurrir a los antidepresivos a hurtadillas. Yo entré a Pamer, yo seguí con mi vida normal.

Una vez en Pamer hize buenos amigos. Tuve muchas etapas depresivas a costa de que añoraba ser aquel chico popular que llegué a ser. El poder es agradable. El poder engrandece. El poder tener más fuerza sobre ti y el hecho de hacerla notar se siente bien. Después, entré a la ULIMA y desde entonces he tenido una vida normal.

No puedo creer que ahora tenga una vida normal. Se siente raro. Se siente raro no ser quién una vez fui. Sé que es estúpido lamentarse, pero me es difícil a veces no recordarlo. A veces creo que debí ser rey, o patricio, o algo parecido en alguna vda pasada. Nuna me he visto como esclavo, pero hay gente que sí. Siempre he ansiado más. Más amor, más poder, más salud, más plata, etc. No me crean, tampoco, un chico materialista que sólo ansía poder y reconocimiento, también tengo mi corazón. Es solo que nuna he hallado un chicocon quién compratir mis sentimientos y mi manera estraña de ver el mundo. Algunosamigis dicen que es muy malo que yo sea exigente al momento de conocer un chico, otros dicen que está bien. Yo no lo sé, pero sé que depués de leer esto, mi estimado lector, tendrá una mejor idea de quién es Maxito y del porqué toma algunas esiciones o piensa de deterinadas maneras frente a algunos temas.

Hasta Pronto!

8 comentarios:

Pablo dijo...

???
que haces aqui? xd
que tal cambioo eh
;D
en fin
ya sabia todo eso tuyo xD

Alexandro dijo...

Oh, estamos temperamentales estos dias.

Ya sabes q t apoyo en too.
Pero xq entre tantas fotos tenias q poner una donde estas bebiendo... Ya muchacho! deja el trago XD

GuSaNòPoDo dijo...

Ash...
Ke tristezas..
estos dias me he sumergido en mis epnas y recuerdos...
Ha llegado la ola melancolika creo..
Saludos...

Ronald.ChicoLunar dijo...

Wao
en
la
vida
pasa cada cosa.!!!

buen post

Santiago dijo...

Me gustó... me gustó el post...

Q bueno que finalmente hayas encontrado un camino en el que te sientas feliz...

Cuidate.

Maxito dijo...

Gracias por sus comentarios!:

-Pablo: ¿Será por que esomos amigos?

-Alexandro: No puedo separame del vodka. Estoy casado con él.

-GuSaNòPoDo: Ya te dije una vez que eso no es bueno... ¡Venga, que si sigues así te va a caer tu chiquita!

-Ronal.ChicoLunar: Definitivamente.

-Santiago: Bueno, pues no sé si es ese el tipo de felicidad que quiero..

Ginno dijo...

este es el max que me encanta leer!...este es el max del que me hice fanático...que pas
o con "Palabras libres..."?

George limH dijo...

sencillo...
estas son de aquellas historias que hay que leer con un pañuelo al lado